1. El Gran Tema de la Epístola.

El gran tema que se destaca en la Epístola a los Romanos: LA REVELACIÓN DE LA JUSTICIA DE DIOS.

    i) Justicia:

Describe el carácter de Dios, que Él siempre hace justicia, lo que es recto y lo que es bueno, pero también que Él es fiel y justo para cumplir sus promesas, y Pablo nos dice que la historia de Jesús nos muestra como Dios ha hecho ambas cosas. ¡Jesús se hizo lo que nosotros somos para que ahora nosotros nos hagamos los Él es! Y es a través de este hecho que Dios justifica a aquellos que confían y creen en Jesús.

    ii) Justificación.

Es uno de los términos más importantes para Pablo y que él los plasma en esta epístola a los Romanos, y está completamente relacionado con la JUSTICIA DE DIOS. Literalmente significa “declarar como justo”.

2. Características de la Epístola a los Romanos

  1. Presenta una panorámica universal de la condición del hombre delante de Dios
  2. Contiene muchas referencias (64) y alusiones al Antiguo Testamento
  3. Fue escrita a una iglesia que Pablo no había establecido
  4. Se asemeja más a un tratado teológico* que a una carta o epístola

3. La Clave Principal y Propósito de la Epístola a los Romanos

Entender la clave de este libro es comprender la plena implicación del Evangelio, el cual es tan profundo que va más allá de la comprensión del sabio y tan simple que puede ser recibido por un niño. El poder de Dios es revelado en Él para salvar al pecador y producir justicia en el injusto o pecador. La base para que esto se reciba es la fe de parte del pecador y es por la fe en Jesucristo que somos JUSTIFICADOS y hechos aceptos en el Amado.

b.Pablo, separado para el evangelio de Dios

«Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios» Romanos 1:1

Vemos en estos versículos que

  • Pablo tuvo un llamado divino que lo apartó para el Evangelio, que sería la razón de su vida
  • Fue separado desde el vientre de su madre (Ga. 1:15)
  • Fue separado por la Iglesia (Hch 13:2)
c. Evangelio prometido por los profetas

Ver 2 que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras,

En Jesús se cumplieron estas promesas hechas por los profetas.

d. Acerca de Jesucristo: Declarado Hijo de Dios con poder.

«3 acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, 4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos, 5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre; 6 entre las cuales estáis también vosotros, llamados a ser de Jesucristo;» – Romanos 1:3-6

La palabra “acerca” en el origen griego es una palabra que hace referencia a “peri” tal y como se usa en “periferia” o “perímetro”, por lo tanto, al darnos cuenta del uso de este vocablo, aunque es una pequeña palabra, pero con esto, entendemos que todo el evangelio, todas las promesas dadas por los profetas en las santas Escrituras son todas absolutamente referentes a nuestro Señor Jesucristo.  

Es debido a la resurrección que todos vamos a comparecer ante Él, y usted o bien comparecerá ahora, para recibirlo como su Señor y su Salvador o de otra manera tendrá que comparecer ante Él para ser juzgado por Él en el día de juicio y la condenación de Dios caerá sobre usted, no porque usted hizo esto o aquello malo delante de Dios, sino solo por el hecho de no haberle aceptado como su Señor y Salvador. Por haber rechazado ese regalo de Dios que es la Salvación a través de su Hijo.

e. A todos los que están en Roma (en Camino de Salvación).

«7 a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.» – Romanos 1:7

No sé a cuantos de ustedes les gustaría escuchar este versículo para que lea: “a todos los que estáis en Camino de Salvación, amados de Dios” pero no deje el versículo hasta ahí, sigamos leyéndolo “llamados a ser santos: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”. En consecuencia, si usted es llamado, usted es llamado a ser santo y estamos precisamente en ese proceso de transformación y santificación  

f. El Apóstol menciona su deseo de ir a verlos.

En los versos del 8 al 15 el Apóstol menciona su deseo de ir a ver a los hermanos e Iglesias en Roma, que ya lo mencioné la semana pasada en los motivos de la Epístola

g. La Justicia de Dios revelada en el Evangelio.

«16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.» – Romanos 1:16-17

  1. El evangelio es Poder De Dios Para Salvación
    1. El evangelio, son las buenas nuevas de Cristo, un anuncio de buenas noticias para el hombre y en el cual se declara que i. Cristo vino al mundo ii. Cristo murió por el pecador y iii. Cristo se levantó de entre los muertos.
    2. El Evangelio es poder de Dios.

Donde, i. El poder está dentro del Evangelio para producir salvación ii. Es el poder de Dios iii. El Evangelio, por naturaleza, tiene este poder inherente (inseparable, congénito, innato, natural, original). Esta actividad reside en la persona, según lo haya experimentado. Sin embargo, el poder para salvación radica dentro del Evangelio mismo.

  1. La salvación es provista para el pecador.
    1. La salvación pone en libertad el reino de Dios para que obre completamente a favor del pecador. De esta forma, i. La salvación nos libera de la pena del pecado ii. La salvación nos libera del poder del pecado.
    2. La salvación viene por medio del creer en el Evangelio: «a todo aquel que cree» (v. 16). i, La condición del Evangelio es tener puesta nuestra fe en Jesucristo ii. El alcance del Evangelio es para todo aquel que en Él crea.
  2. La fe es la respuesta positiva del hombre al evangelio

Martín Lutero llegó a decir: «La fe es una confianza viva y atrevida en la gracia de Dios, tan segura y cierta que un hombre arriesgaría su vida por ella mil veces».

  1. El hombre es por naturaleza una criatura de fe, donde i. Es hecho a la imagen de Dios y ii. Tiene la habilidad de creer, por lo que, podemos concluir que iii. La pregunta no es: «¿puede el hombre creer?». Porque el hombre es una criatura de fe; la pregunta sería: ¿en qué es lo que cree el hombre? Esto es lo que hace la gran diferencia.
  2. Dios encuentra al hombre en el punto de su fe, donde, i. La fe tiende un puente sobre la cima que separa al hombre de Dios ii. La fe alcanza la promesa de Dios en el Evangelio iii. La fe siempre reconoce su necesidad.
  3. La fe nos lleva a la justicia de Dios; es la base para la relación de uno con Dios «el justo por la fe vivirá» (v. 17), donde, i. La vida del creyente principia por fe y por fe vive ii. Esta vida proviene sólo de una relación con Dios, iii. Uno entra en esta relación por fe. Por lo que podemos concluir que la Fe es una palabra de relación.

Y llegamos a la conclusión de que:

  1. La justicia de Dios se revela en el evangelio

«porque en el evangelio la justicia de Dios se revela» (v. 17).

La justicia es la condición de estar conformados «a la imagen de Dios»: Es el resultado de ser justificados.

Aplicación

“Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse.” – Mateo 5:14 (NTV)

La luz => Las buenas nuevas del Evangelio y ya escuchamos lo que es este evangelio, es poder de Dios para Salvación. Si queremos ser una Iglesia visible, tenemos que alumbrar a todos los que tenemos a nuestro alrededor con este evangelio que es ¡¡poder de Dios para salvación!!

Categorías: Romanos