A. La Carta a los Romanos.

El libro de Romanos trata con la pregunta: «¿Cómo puede un Dios justo recibir a un hombre injusto y permanecer incambiable e inflexible con el mal?». El punto de vista de Dios es vívidamente presentado. Él no está desilusionado ni engañado de lo que el hombre es en realidad, antes expone una justicia para un hombre injusto. La pregunta: ¿Cómo puede un hombre injusto hacerse justo?, es enteramente contestada de una manera teológica y práctica en el libro de Romanos

La influencia del libro de Romanos en la historia de la Iglesia es indiscutible. Es aquí donde mayor énfasis se da a la justificación del pecador por la fe. Esta carta ha influido el pensamiento de grandes hombres de Dios como Martín Lutero, cuya inspiración para iniciar todo lo que fue la Reforma Protestante tuvo su origen en un versículo de esta epístola: “… más el justo por la fe vivirá”, Este hecho ha llevado a muchos a decir que sin la Epístola a los Romanos no hubiese ocurrido la Reforma protestante.

Martín Lutero escribe respecto a esta obra: «Esta epístola es verdaderamente la parte principal del Nuevo Testamento y el evangelio más puro”. Ha sido llamada el “corazón del Nuevo Testamento” o el “corazón del Evangelio”, “la lectura de la epístola del apóstol Pablo a los Romanos puede llegar a ser una de las experiencias que proporcione la mayor satisfacción en la vida de un creyente en Cristo”. William Newell ha escrito que “Romanos es el evangelio y cada cristiano debe hacer por lo menos un esfuerzo por conocer bien el libro de Romanos porque le proporcionará una base sólida para su fe”.

Otro comentarista ha dicho “La influencia decisiva que la carta a los Romanos ha tenido en la historia de la Iglesia es, sin duda, indiscutible. Grandes avivamientos, como el de los tiempos de Juan Wesley en Inglaterra, han comenzado con el estudio de Romanos”

B. El autor: El Apóstol Pablo

Ver 1:1 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,

Siervo de Jesucristo

Apóstol

Del griego doulus: esclavo, sirviente, obligado

Dos ideas fundamentales del título:

a.       Propiedad: «de quién soy»

b.       Servicio: «a quién sirvo»

Del griego apóstolos (ajpovstolo«): Enviado, Mensajero, Misionero

a.       Apóstol llamado: Klatos: Un llamado eficaz que lo separa a uno para una tarea escogida

b.       Apóstol apartado

C. Lugar y fecha estimada en que se escribió la Epístola

Lo más probable es que Pablo escribió la Epístola a los Romanos desde Corinto, se estima que la carta a los Romanos fue escrita en el invierno del año 57 o la primavera del año 58 D.C poco después de haber escrito su segunda Epístola a los Corintios y antes de realizar su viaje a Jerusalén.

«16 Porque Pablo se había propuesto pasar de largo a Éfeso, para no detenerse en Asia, pues se apresuraba por estar el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén.» – Hechos 20:16

«24 cuando vaya a España, iré a vosotros; porque espero veros al pasar, y ser encaminado allá por vosotros, una vez que haya gozado con vosotros. 25 Mas ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos.» – Romanos 15:24-25

D. Motivo de la Epístola

Pablo deseaba fervientemente visitar a los creyentes residentes en Roma, pero sus actividades no le habían permitido hacerlo. Él había determinado cumplir ese gran deseo después de realizar el viaje a Jerusalén.

Esta carta serviría de anticipación de su viaje a Roma y al mismo tiempo de plataforma para la predicación del evangelio de la gracia de nuestro Dios en España. Cabe la posibilidad de que Pablo tuviese conocimiento de la existencia de tensiones entre los creyentes judíos (minoría) y los gentiles (mayoría) en la iglesia o iglesias de Roma

E. La Iglesia en Roma

Se cree que la Iglesia en Roma fue fundada alrededor del año 42 d.C. Existe la opinión de que Pedro fue el fundador de dicha iglesia, pero esa teoría confronta serios problemas. Ver Romanos 15:20-21

Podemos ver en la carta a los Gálatas esa marcada diferencia o ministerio que tenían ambos apóstoles. Ver Gálatas 2:7-9

Es más factible que la Iglesia en Roma hubiese sido establecida por personas convertidas el día de Pentecostés, y que, posteriormente, viajaron a la capital del imperio romano. Ver Hechos 2:5-10

Aplicación

  • Tomemos el ejemplo de Pablo: Él fue llamado y apartado
  • Recuerda el día que entregaste tu vida al Señor
  • Recuerda lo que el Señor hizo y todo lo que Él ha seguido haciendo por ti
  • No sé si tú ya hayas hecho un acto de entrega total a tu Señor, pero si no lo has hecho, yo te invito a que no esperes más: “HOY ES EL DÍA” para que lo hagas
  • El Señor al salvarte te ha llamado para realizar una obra específica y te ha separado de entre millares de gente para que cumplas con ese llamamiento santo
Categorías: Romanos